Category Archives: Lengua

¿Qué es una pareja?

Compártelo si te gusta:

Llevo unos meses preguntándome eso y tengo mis motivos para hacerlo, pero no vienen al caso.

Empecemos por el principio. ¿Cómo define la Real Academia una pareja en el sentido afectivo?

Conjunto de dos personas, animales o cosas que tienen entre sí alguna correlación o semejanza, y especialmente el formado por hombre y mujer.

Si le quitamos la morralla, nos queda que una pareja es un conjunto de dos personas que tienen alguna correlación o semejanza entre sí.

Muy ambiguo, ¿no? Busquemos otra palabra más concreta: novio/a.

Vamos a quedarnos con la segunda y tercera acepción.

2.  m. y f. Persona que mantiene relaciones amorosas con fines matrimoniales.

3.  m. y f. Persona que mantiene una relación amorosa con otra sin intención de casarse y sin convivir con ella.

Llegamos a la conclusión que sea como fuere, un novio o una novia es una persona que mantiene relaciones amorosas con otra, tenga las intenciones que tenga y tanto si vive como si no vive con ella.

Y una relación amorosa es una unión de 2 personas que sienten amor.

Y llegamos a la palabra crítica: amor. ¿Cómo se define el amor?

1.  m. Sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser.

2. m. Sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos atrae y que, procurando reciprocidad en el deseo de unión, nos completa, alegra y da energía para convivir, comunicarnos y crear.

3. m. Sentimiento de afecto, inclinación y entrega a alguien o algo.

4. m. Tendencia a la unión sexual.

Interesante.  Ahora resulta que amor es casi cualquier cosa. ¿Que no? Fijaos en la primera acepción. Viene a decir que amor es el sentimiento intenso que siente una persona cuando le falta algo que encuentra en otra persona.

Ahora veamos la segunda. En esta viene a decir el amor es el sentimiento hacia una persona que nos atrae, nos alegra, etc.

La tercera viene a decir lo mismo que la segunda, pero más genérica.

Y por último, tenemos que también es la tendencia  a la unión sexual.

¿Qué conclusión sacamos? Que nuestra pareja o novio es aquella persona que dice exactamente lo mismo de nosotros. Y si no, pensadlo bien. ¿Qué condición tiene que reunir dos personas para que sean pareja?

  1. Que se necesiten.
  2. Que se quieran, estén a gusto los dos y que les encante estar juntos y se lo pasen bien.
  3. Que se gusten.
  4. Que mantengan relaciones sexuales.

¿Qué me impide a mí decir que tal persona es mi pareja si somos amigos, compartimos gustos y estamos bien juntos? Sólo una cosa: que ella consienta que yo lo diga. Si ella acepta que yo diga que soy su pareja, somos pareja. No hay nada más en el trasfondo de todo esto, porque una pareja son dos personas que comparten algo: unos gustos, un sentimiento, una relación sexual, etc.

Sin embargo, ¿qué ocurre cuando ambos se gustan, se quieren, lo saben, pero no lo admiten? En ese caso, ¿son pareja por el hecho de compartir cosas juntos y estar a gusto el uno con el otro o no lo son porque no lo han admitido? ¿Pueden dos personas no ser pareja por el mero hecho de que ambos no sepan que lo son? ¿La pareja empieza cuando ambos dicen “estamos saliendo” o “somos pareja”, o empezó antes y ése es simplemente el punto donde lo admiten?

Lo que yo creo es que ser pareja, ser novios o estar saliendo es un formalismo, como firmar el contrato. Dos personas pueden estar bien juntos, divertirse, salir a cenar, echarse de menos cuando no se ven e incluso mantener una relación sexual, pero si ambos no admiten que son pareja, no lo son. Sin embargo, eso no significa que no mantengan una relación. Claro está que sería una relación sin nombre, porque no se han puesto de acuerdo, pero tenerla la tienen.

Y ahora preguntaréis: si en realidad la relación es la misma de una forma u otra, ¿de qué sirve admitir que sois pareja? ¿Ayuda en algo? Sí, sólo en una cosa: la fidelidad. Si ambos admitís que sois pareja, estás obligado a serle fiel a tu pareja (aunque no significa que algunos no se lo salte). En cambio, si esa relación no se ha llegado a definir, en teoría nada te debería impedir serle “infiel”. ¿Cuál es la realidad? Que en la práctica da igual que lo admitáis o no, porque si os queréis de verdad, os será moralmente imposible serle infiel aunque no estéis saliendo formalmente como pareja.

Conclusión: ser pareja es más un formalismo. Decirlo simplemente la asienta aún más y ayuda a que ambos estéis más seguros y tengáis menos dudas.

Obviamente, todo esto es sólo mi opinión.

Y llegados a este punto, yo me pregunto: ¿qué motivos pueden tener dos personas para no admitir que son pareja?

Compártelo si te gusta:

El palabro: autodidacto

Compártelo si te gusta:

Buscando la definición de autodidacta, me he encontrado con la sorpresa de que tiene el masculino autodidacto, pero no se suele usar ya que normalmente es más común verlo en femenino. De esta forma, se puede decir que yo soy autodidacta a pesar de no ser mujer.

Y en cuanto al significado, sólo tiene una definición: “Que se instruye por sí mismo”.

Compártelo si te gusta:

Los colores y la vida

Compártelo si te gusta:

¿Os habéis preguntado la cantidad de colores que hay en la vida diaria?

Analízalo, porque te quedaste amarillo después de ponerte morado comiendo gambas. Quizá alguien te estuviera poniendo verde. Te quedas blanco ante la idea y no puedes evitar estar negro de furia. Sin embargo, luego piensas: “¿Qué más da? Quizá el que esté verde de envidia sea él”. Aun así, hay gente que te defiende y tú te pones colorado de pensarlo.

Tú sabes que tanto si eres de sangre azul como si eres de raza blanca, negra o amarilla, eres una persona agradable. Es más, odias el dinero negro. Para ti, la vida es de color de rosa y lo más probable es que tengas blanca el alma, yendo siempre de verde para no perder la esperanza.

La vida es un arco iris de ilusión y no se puede desperdiciar enegreciendo tu espíritu.

Aunque ya sabes lo que dicen: para gustos, colores.

Compártelo si te gusta:

La política y sus mensajes ocultos

Compártelo si te gusta:

Os traigo un discurso político. En apariencia es normal, ¿verdad?

En nuestro partido político cumplimos con lo que prometemos.

Sólo los imbéciles pueden creer que

no lucharemos contra la corrupción.

Porque si hay algo seguro para nosotros es que

la honestidad y la transparencia son fundamentales

para alcanzar nuestros ideales.

Demostraremos que es una gran estupidez creer que

las mafias seguirán formando parte del gobierno

como en otros tiempos.

Aseguramos sin resquicio de duda que

la justicia social será el fin principal de nuestro mandato.

Pese a eso, todavía hay gente estúpida que piensa que

se pueda seguir gobernando con las artimañas de la vieja política.

Cuando asumamos el poder, haremos lo imposible para que

se acaben las situaciones privilegiadas y el tráfico de influencias.

No permitiremos de ningún modo que

nuestros niños tengan una formación insuficiente.

Cumpliremos nuestros propósitos aunque

los recursos económicos se hayan agotado.

Ejerceremos el poder hasta que

comprendan desde ahora que

Somos  la “nueva política”.

Sin embargo, esconde un mensaje subliminal. Es como esos discos que al ponerlos al revés sale un mensaje satánico. Leed el texto de abajo arriba línea a línea y lo comprobaréis.

Fuente: aNieto2k

Compártelo si te gusta:

El palabro: discutir

Compártelo si te gusta:

Cuando se habla de “discutir”, la gente piensa inmediatamente en dos personas gritando, insultándose y diciendo cosas a gritos. Sin embargo, discutir no consiste en eso. Discutir, según la RAE, es:

(Del lat. discut?re, disipar, resolver).

1. tr. Dicho de dos o más personas: Examinar atenta y particularmente una materia.

2. tr. Contender y alegar razones contra el parecer de alguien. Todos discutían sus decisiones. U. m. c. intr. Discutieron con el contratista sobre el precio de la obra.

Es decir, que cuando se habla de discutir, se habla de examinar algo (“Los dos amigos discutían cómo resolver el asunto”) o de exponer razones contra el parecer de alguien.

Compártelo si te gusta:

El palabro: hipocorístico

Compártelo si te gusta:

¿Os habéis preguntado cómo se denominan los diminutivos, acortamientos o los tratamientos cariñosos de los nombres propios?

Seguramente más de una vez os habéis preguntado qué carajos es Pepe respecto a José. No es un diminutivo porque ambos nombres son igual de largos y además Pepe no comparte raíz con José. Por lo tanto, ¿cómo se llaman a esas variaciones de los nombres? Se llaman hipocorísticos e incluye tanto a variaciones del tipo José/Pepe, Francisco/Paco, como diminutivos apócopes como Francisco/Fran.

Según la RAE, un hipocorístico se define como:

1. adj. Gram. Dicho de un nombre: Que, en forma diminutiva, abreviada o infantil, se usa como designación cariñosa, familiar o eufemística; p. ej., Pepe, Charo. U. t. c. s. m.

Compártelo si te gusta:

El palabro: palabro

Compártelo si te gusta:

Quiero empezar una nueva sección al más estilo Toni de Haro (1 de 3) en la que pondré significados no conocidos de palabras de uso común y no tan común. ¿Alguna vez habéis acudido al diccionario para resolver una duda y os habéis encontrado con una definición no esperada de una palabra conocida? ¿Alguna vez habéis encontrado sin querer una palabra rara que no conocíais que existía? Pues en eso radica esta sección.

La primera palabra es la que da título a la sección: palabro.

Según el DRAE, un palabro (sustantivo masculino) es:

  1. Palabra mal dicha o estrambótica.
  2. Palabrota.

Jamás pensé que las palabras raras y estrambóticas tuvieran nombre. Se me ocurre chiripitifláutico, que, aunque no existe en el DRAE, no deja de ser una palabra y, además, estrambótica.

Compártelo si te gusta: