Otra perla del ministerio, esta vez en forma de email

Compártelo si te gusta:

Acaba de llegarme este correo, supongo en contestación al que les mandé de forma irónica diciéndoles que alguien había creado una campaña en televisión diciendo mentiras en nombre del Ministerio de Cultura.

 Nos encontramos en un contexto de crisis económica internacional, en el que nuestro país se enfrenta a la necesidad de optar por un modelo productivo basado en la innovación y el empleo de alta cualificación.

 

En estos momentos es más necesario que nunca invertir recursos públicos para concienciar a los ciudadanos acerca de los daños que la piratería causa al tejido económico de nuestra sociedad, y que tienen una traducción directa en destrucción de puestos de trabajo y cierre de industrias culturales.

 

El fomento de la oferta legal de contenidos culturales, que es el objetivo que esta campaña persigue, constituye una oportunidad única para desarrollar nuevos modelos de negocio y, con ello, generar empleo.

 

La información que figura en el apartado de Las diez mentiras sobre propiedad intelectual de la página www. siereslegalereslegal .com ha sido elaborada por los servicios competentes del Ministerio de Cultura. Contiene, en un lenguaje accesible, información sobre algunas de las confusiones más frecuentes, tanto entre los medios de comunicación, como entre los propios ciudadanos, acerca de la utilización de obras protegidas por derechos de propiedad intelectual.

 

En este sentido, se trata de información veraz y rigurosa que se ofrece en cumplimiento de los fines que la Ley de Publicidad y Comunicación Institucional establece para las campañas publicitarias, como son informar a los ciudadanos acerca de sus derechos y obligaciones legales y difundir el contenido de una determinada disposición jurídica que, como la Ley de Propiedad Intelectual, tiene una gran repercusión social.

 

Cumpliendo con este cometido, le señalamos lo siguiente:

 

1)     Legalidad de las descargas P2P. La información contenida en la página “si eres legalereslegal” referida a las descargas P2P señala que, cuando las descargas se producen sin autorización de sus legítimos titulares, constituyen una vulneración de sus derechos de propiedad intelectual perseguible civilmente, en la medida en que vulneran lo dispuesto en el artículo 18 del Texto Refundido de la Ley de Propiedad Intelectual. Pueden ser perseguidas por los legítimos titulares de esos derechos en un procedimiento seguido ante la jurisdicción civil, que contempla acciones de cesación e indemnización de los daños y perjuicios causados.  

Cuestión distinta son las acciones penales, derivadas de los delitos contra la propiedad intelectual contemplados en los artículos 270 y siguientes del Código Penal, que pueden conllevar penas privativas de libertad y multas. Se trata de las vulneraciones más graves a los derechos de propiedad intelectual, en las que debe concurrir, entre otros requisitos,  ánimo de lucro. Conforme a la interpretación ofrecida por la Circular de la Fiscalía General del Estado,1/2006 el ánimo de lucro en este tipo de delitos debe producirse a escala comercial, lo que hace que, conforme a esta interpretación, la mayoría de las vulneraciones de derechos de propiedad intelectual que tienen lugar a través de las descargas P2P se sitúen en el ámbito de la ilicitud civil, no penal.

2)     Límite de copia privada, canon y piratería. El artículo 31 del Texto Refundido de la Ley de Propiedad Intelectual se refiere al límite de copia privada de obras protegidas por derechos de propiedad intelectual. Dicho límite no ampara los actos de “descarga” (reproducción) no consentida a través de Internet de obras y prestaciones protegidas por derechos de propiedad intelectual que no cuenten con la autorización de sus legítimos titulares, ya que dichos actos no cumplen con las condiciones establecidas en ese precepto. En concreto, el artículo 31.2 dispone que “No necesitará la autorización del autor la reproducción, en cualquier soporte, de obras ya divulgadas, cuando se lleve a cabo por una persona física para su uso privado a partir de obras a las que se haya accedido legalmente y la copia obtenida no sea objeto de utilización colectiva ni lucrativa”.

El conocido como “canon digital” (remuneración compensatoria por copia privada) no compensa las pérdidas ocasionadas por esos actos de descargas no consentidas o  “piratería”. Se paga canon para poder hacer lo que se conoce como “copia privada”, esto es, la copia de un CD que yo tengo en casa y que quiero escuchar en el coche, o hacer una copia para un amigo. La Ley de Propiedad Intelectual permite que esas copias para uso privado se puedan realizar, con los requisitos que se acaban de expresar, y a cambio establece un sistema para compensar a los autores y titulares de derechos de propiedad intelectual por la pérdida de ingresos que esas copias privadas les causan. El sistema, similar al que existe en la mayoría de los Estados de la Unión Europea, y en España desde 1992, grava la adquisición de determinados equipos y soportes idóneos para realizar las copias. El hecho de que se graven  determinados equipos y soportes idóneos, sin entrar a considerar si realmente se emplean para la realización de copias de obras protegidas, deriva de la imposibilidad de controlar cada acto individual de copia privada que realizan los ciudadanos. La Ley, en cualquier caso, prevé que se desarrollen reglamentariamente las excepciones cuando quede suficientemente acreditado que el destino o uso final de los equipos y soportes no sea la realización de copias privadas.

 

Subdirección General de Propiedad Intelectual

 

Aviso legal: Las respuestas ofrecidas a través de este servicio al ciudadano no tienen carácter jurídico sino meramente informativo. Con ellas se pretende facilitar a los usuarios la localización de las normas jurídicas de propiedad intelectual. La Subdirección General de Propiedad Intelectual no tiene atribuida entre sus competencias el asesoramiento jurídico a particulares o empresas.

 

Mi respuesta es la siguiente:

 

Estimado señor, si todo lo que usted dice en el punto 2 de este correo es cierto, quisiera hacerle la siguiente pregunta:

Si la copia privada no engloba la descarga mediante P2P, ¿por qué no hay ninguna sentencia por vía penal que condene a estas personas? Es más, ¿por qué se ha amenazado con denunciar varias veces a los que descargan y nunca lo han hecho?

Es más, ¿por qué el ministro de cultura no denunció a los internautas que acudieron el pasado día 20 a descargar en plena calle y al cual le enviaron un burofax exhortándole y exigiéndole que si lo que hacían era ilegal que cumpliera con su deber de denunciar esa actividad ilegal? ¿Por qué no lo hizo? ¿Acaso el ministro de cultura no está últimamente muy pendiente de este asunto como para no hacer caso a semejante petición? ¿O es que sabía que no había nada que hacer?

¿Por qué no se denunció nadie ni se ha denunciado a nadie desde entonces por via penal contra esas personas que según usted están vulnerando la ley?

Otra pregunta, si llevan las sociedades de derechos de autor tanto tiempo afirmando que las descargas son ilegales, ¿por qué después de tanto tiempo no se ha demostrado que eso es cierto? ¿No tienen recursos suficientes para denunciar a unos simples usuarios? ¿O es que no pueden denunciarlos porque saben que van a perder el tiempo?

¿En serio creen que van a intimidarnos con estas medidas? ¿En serio creen que van a convencer a los internautas de que descargar es ilegal? ¿En serio creen que con esta campaña de difamación van a hacer cambiar a la gente de idea? ¿No tienen nada mejor que hacer que gastar mi dinero en luchar contra mi usando leyes y excusas que no existen y afirmando cosas que se sabe de sobra que no son verdad?

La copia de un CD a un amigo no difiere de la copia que me hago a través de Internet. A fin de cuentas, ambas proceden del CD original y ambas son copiadas a amigos. En ningún lado se afirma que la copia deba hacerse de una determinada forma. En ningún lugar se afirma que la copia privada deba ser de CD a CD o de DVD a DVD. Se dice “copia”, y nada más, por lo tanto, la copia puede ser a través de Internet. No intenten mentirnos porque conmigo por lo menos no cuela.

Y aún voy más lejos. Si descargarse música protegida fuera ilegal, no habría tantas sentencias a favor de páginas de P2P, porque estarían incitando al delito.

Es más, este correo va directamente a mi blog, y después a Menéame, que seguro que la conocen. Les hará mucha gracia.

Por cierto, a mí me daría vergüenza escribir un mensaje como el que me ha escrito usted, cargado de mentiras, y añadir al final “Subdirección General de Propiedad Intelectual”. Yo sería incapaz de manchar mi nombre y mi título con semejante sarta de mentiras.

Sigan así, sigan, que lo que están haciendo es lo contrario de lo que pretenden. Si supieran la mitad de lo que sabemos los internautas, a estas alturas los artistas estarían ganando millones y no enfrentándose a los internautas. A estas alturas los artistas venderían canciones y discos a través de internet como churros y los conciertos se dispararían. Si supieran la mitad de lo que sabemos nosotros, habría cientos de páginas que venderían canciones sueltas o incluso las regalarían y todo artista tendría su página, donde colgaría su disco.

Yo le juro que si un artista pusiera su disco en su página y supiera que lo que ganan es para ellos, los músicos y los montadores, yo daría encantado esa cantidad. ¿Pero comprar un disco original para que el artista no se lleve prácticamente nada? No, gracias.

Sigan así porque a nosotros no nos afecta y podemos estar así todo el tiempo que la industria quiera, hasta que reaccionen y se dé cuenta que está haciendo el tonto y perdiendo el tiempo, intentando luchar contra algo contra lo que no se puede.

No responda, no me hace falta seguir perdiendo el tiempo. En vez de contestarme, piensen lo que están haciendo y si no habría habido ya una solución que compensara a los artistas sin tener que recurrir a un canon gravando aparatos tan absurdos como un móvil o un CD virgen con el cual yo me grabo las fotos y el video de mi comunión o los documentos y programas míos personales. Incluso por grabar mis propias canciones, compuestas por mí, yo tengo que darle a Ramoncín su parte.

Simplemente lean esto y estudien un poco de marketing, que les hace falta… tanto a ustedes como a la industria.

 

Y firmo con mi verdadero nombre.

Compártelo si te gusta:
Enviar a Twitter

31 Responses to Otra perla del ministerio, esta vez en forma de email

  1. Podriamos sacar un post invitando al boicot a la sgae esta navidad sobre todo para reyes y si se cumpliese y perdiesen muchos millones las cosas cambiarian

  2. En tiempos de crisis…si siguen “juguetando” con la legalidad o no de las descargas a quienes van a arruinar va a ser a las compañías de ADSL (de las cuáles cuelgan unos cuántos trabajadores por si no lo sabe el señor ministro) personalmente y todos mis conocidos lo mandaríamos a tomar viento…
    Que se den con un canto en los dientes estos “artistas” por poder cobrarnos un canon por las memorias que usamos para hacer fotos o para el móvil…panda de ladrones…

  3. Por favor saca un post de boicot y arruinamoslos, distribuyamoslo por toda la red, hagamoslo popular y que el tiempo decida

  4. Tienes razón en cuanto a que no tienen muy claro lo de la copia privada.

    Privado según la RAE significa:

    1. adj. Que se ejecuta a vista de pocos, familiar y domésticamente, sin formalidad ni ceremonia alguna.

    2. adj. Particular y personal de cada individuo.

    Evidentemente las copias realizadas mediante las redes p2p ni se ejecutan a vista de unos pocos (son redes públicas y la mayor parte de ellas, abiertas a cualquiera que sepa acceder a ellas) ni las copias realizadas para “un amigo” son “copias privadas” puesto que no son particulares y personales de cada individuo desde el momento en que se comparten con terceras personas.

    Pero en esta aburrida batalla por la descarga libre, gratuita y universal ambos bandos pecan de excesivo ardor partisano…

  5. Buena respuesta! (la tuya)

  6. Me ha gustado.Bastante coherente,no como la otra parte.
    Quen decidan ellos…

  7. Yo aún iría más lejos: Cuando navego sobre una página web, mi navegador descarga de ella todo tipo de información en su caché, y yo mismo puedo guardarla en mi disco duro sin problemas. ¿Estoy comentiendo entonces un delito? Si visito la web de una empresa y mi navegador se descarga su logo para poder mostrármelo, ¿me estoy convirtiendo en un criminal? ¿Tendría que pedirle permiso a alguien? ¿Es esta la sociedad de la información que queremos? Si de verdad es ilegal descargarse lo que sea sin permiso del autor, ¿dónde empieza y dónde acaba la paranoia para hacer tal o cual cosa?

  8. La impotencia que me provoca la falta de democracia de este estado (desconozco la del resto de paises) y las buenas maneras que la oligarquia arguye que debemos tener para ser buenos ciudadadnos y democratas (“sus” ciudadanos y “sus” democratas) usando los dos conceptos “si no votas no te quejes” y “aceptar las reglas del juego”… me tienen frito.

    “si no votas no te quejes”-> que cojones!! pago mis impuestos IRPF, mis diezmos IVA, mis derechos de pernada a la SGAE, como el canon!! me quejo y no voto imbeciles!! basta de metir!! el votar no te quita ni te da derechos.

    “aceptar las reglas del juego”-> juez y parte dicen eso? jajaja pero si el 90% de leyes aprovadas a lo largo de año no estan en los programas electroales de ningun parido. Esas que dicen que son las reglas de juego, se arpuevan muchas veces de tapadillo o con nocturnidad y alebosia!!

    Estais fraguando la ley de la selva. Y ahi todo vale… y los pobres somos muchos mas!

    tic, tac, tic, tac… ramoncin, esta noche mira debajo de tu coche!

  9. y perdonad las faltas… es que no quiero pagar derechos de autor a la real academia de la lengua española por palabras de su diccionario!

  10. Un par de cosas:
    Primero, creo que la gente sigue regalando discos y películas, quizás en lo que se haya bajado más es en alquiler de películas, pero también es cierto que muchos hemos pagado 20 € por discos que solo habia 1 canción buena, el resto era para rellenar y eso hemos estado años sufriendolo (y los sellos discograficos llenandose los bolsillos), no es extraño que la gente haya decidido no pagar discos enteros por una canción.
    Segundo, ¿por qué narices no podemos descargar los discos que tienen derechos de autor en la web de la SGAE?, ¿acaso no estamos pagando un canon? Estoy hasta las narices de que me digan Pirata y encima me cobren para decirmelo.

  11. Creo que lo del boikot se va haciendo poco a poco, cada vez hay mas personas que compran su música online, en amazon, etc… que comprán sus CD’s/DVD’s virgenes fuera de España, sus DiscosDuros en web extrangeras, etc…
    Tarde o temprano se daran cuenta de que ya nadie compra aquí. Llevo años sin comprar nada con canon en España y la verdad es que no es nada difícil, mejores precios más oferta que más quiero 😀

  12. Luther Blisset

    A las preguntas de tu respuesta te han contestado ya, deberías leer con más atención.

    Por ejemplo, respecto a tu primera pregunta, no se denuncia por vía penal porque no es delito, lo que no implica que sea legal. Puede denunciarse, como te explican claramente, por vía civil (y eso tiene que hacerlo el titular de los derechos, no lo puede hacer el Ministerio, cosa que también te explican claramente).

    En cuanto al resto, para empezar hay una diferencia obvia entre las descargas y la copia que haces del CD de un colega: en el caso de las descargas distribuyes la obra en un ámbito que puede considerarse “no privado” (hay sentencias que definen el alcance de lo que se considera ámbito privado, Google es tu amigo si te interesa el tema) puesto que se la puedes hacer llegar a cualquier desconocido en cualquier punto del mundo. En teoría, esto es lo que se conoce como “puesta a disposición”, que es un derecho exclusivo del autor, y por tanto invalidaría (según algunos juristas) las descargas como copia privada. Es una interpretación más de la ley (y por supuesto hay otras, tan válidas como ésta hasta que se dicten sentencias por lo civil que avalen una u otra, ya que por desgracia la ley es ambigua).

    Por otra parte, las sentencias a favor de páginas de elinks o torrents no tienen nada que ver con las descargas, puesto que juzgan comportamientos distintos. Decirle a alguien dónde hay un maletín lleno de droga (o en el caso de las citadas páginas, dónde encontrar una obra) no es incitarle al narcotráfico. Además, se da el mismo caso que con las descargas: se han llevado los casos por vía penal, en cuyo caso y ante la inexistencia de ánimo de lucro, las sentencias deben ser absolutorias, sin ser ello óbice para la existencia de un ilícito civil.

    Finalmente, sólo comentarte que puedes solicitar la devolución del canon pagado en soportes y aparatos que no hayas usado para realizar copias privadas. 😉

  13. Bien dicho, aunque de poco va a servir, porque este “Subdirección General de Propiedad Intelectual” tendrá que proteger su seguro que muy buen sueldo. Con algo tendrá que justificar su trabajo y su puesto.

  14. OLEEEEEEEE!! sencillamente la realidad. Eso si, tans ólo por el momento, ya que estos señores lo unico que pretenden con esta agresiva campaña es lo que todos sabemos, que la proxima ley que saquen, cuele socialmente hasta atrás y todo el mundo se quede en sus casistas sin rechistar mientras le roban otro derecho fundamental más, el de compartir. Acaso me va a decir a mi la mkegaindustria si lo puedo compartir con 1o con 1 millon de personas?? pero se han vuelto locos?

    ¿Para eso tanto bombardeo mediatico al respecto?? increible el nivel de manipulación, despertemos de una maldita vez, por favor.

  15. Hola. Hay un par de cosas que me gustaría decir y por favor corregidme si me equivoco porque no estoy muy enterado. Ante todo quiero que sepáis que estoy a favor de las descargas P2P.

    Lo que me viene a la cabeza tras leer las cartas es lo siguiente:
    1º) En la carta de respuesta dices:
    ” Si la copia privada no engloba la descarga mediante P2P, ¿por qué no hay ninguna sentencia por vía penal que condene a estas personas? Es más, ¿por qué se ha amenazado con denunciar varias veces a los que descargan y nunca lo han hecho?”

    Cuando ellos ya han aclarado en la carta informativa que:
    “…las vulneraciones de derechos de propiedad intelectual que tienen lugar a través de las descargas P2P se sitúen en el ámbito de la ilicitud civil, no penal.” -> ya están diciendo que las acciones a tomar son por lo civil y no por lo penal.

    Responsabilidad Penal-> http://es.wikipedia.org/wiki/Responsabilidad_penal
    Responsabilidad Civil-> http://es.wikipedia.org/wiki/Responsabilidad_civil

    2º Lo siguiente no sé si es cierto o no, porque no tengo ni papa de derecho.
    En referencia a:
    ” Es más, ¿por qué el ministro de cultura no denunció a los internautas que acudieron el pasado día 20 a descargar en plena calle y al cual le enviaron un burofax exhortándole y exigiéndole que si lo que hacían era ilegal que cumpliera con su deber de denunciar esa actividad ilegal? ¿Por qué no lo hizo? ¿Acaso el ministro de cultura no está últimamente muy pendiente de este asunto como para no hacer caso a semejante petición? ¿O es que sabía que no había nada que hacer?”

    Creo que por lo civil implica que el poseedor de la propiedad intelectual perjudicado es el que tiene que realizar la denuncia de que cierta persona se ha descargado música sin su consentimiento y no las autoridades(políticas, judiciales,…). Y es por eso que existe la SGAE, ellos son los encargados de averiguar quién está cometiendo los delitos en nombre de los artistas asociados.

    Como ya he dicho, ésto último son sólo suposiciones.

    Un saludo.

  16. Vaya. Yo tampoco he leído muy bien. He dicho exactamente lo mismo que Luther Blisset, pero peor explicado. Sorry.

  17. “No necesitará la autorización del autor la reproducción, en cualquier soporte, de obras ya divulgadas, cuando se lleve a cabo por una persona física para su uso privado a partir de obras a las que se haya accedido legalmente y la copia obtenida no sea objeto de utilización colectiva ni lucrativa”.
    creo que de acuerdo con este parrafo todo el mundo tiene derecho a reproducir o copiar lo que se haya publicado u emitido publicamente.

  18. –>coedc765

    Lo que que dice es que no necesitas pedir permiso para escuchar en tu casa un disco que te has comprado en una tienda… Es triste, pero realmente si te fijas otra vez verás que lo que realmente dice es eso.

  19. Luther Blisset

    ->trotz

    Tú también deberías leer con más atención, porque lo que dice el artículo de la LPI que cita coedc765 está más cerca de lo que interpreta coedc765 que de lo que tú afirmas que dice. De hecho, ese artículo no dice nada ni remotamente parecido a tu absurda interpretación, que asumo que tiene su origen en una concepción errónea de lo que significa a efectos legales la palabra “reproducción”. Si te lees la LPI (cosa que es obvio que no has hecho), verás que se define “reproducción” como el acto de realizar copias de una obra, no como “darle al botón de play” como parece que crees.

    Puedes intentar verlo de esta forma para que te sea más fácil ver tu error: la copia privada cubre también a los libros, que no se “reproducen” tal y como tú entiendes ese concepto, pero sí pueden “reproducirse” tal y como se define ese concepto en la LPI.
    O puedes consultar el diccionario y ver que ninguna de las acepciones de la palabra “reproducir” tiene nada que ver con el significado que aparentemente le das. Por ejemplo, así se define en el DRAE:

    http://buscon.rae.es/draeI/SrvltGUIBusUsual?TIPO_HTML=2&LEMA=reproducir&FORMATO=ampliado

  20. –> Luther
    Te equivocas, no sólo he leído el contenido de dicha ley, sino el de algunas más relacionadas con lo mismo, así como algún libro sobre el asunto… pero bueno, ya sabemos que las leyes están para interpretarse de diferentes maneras. El significado legal de la palabra reproducción ya existía mucho antes de que se redactase la LPI.

    No supongamos lo que ha leido alguien por dos tristes mensajes que deje en un blog; yo podría ser desde una monja alcohólica hasta un skinhead con master en Harvard.

    Por cierto, ¿como interpretas la parte del texto que hace referencia a “privado”? Tengo curiosidad por saberlo.

  21. Por cierto, leyendo atentamente SI que te doy la razón en cuanto a la interpretación que el propio texto parece hacer de “reproducción” asimilándolo al de copia, puesto que ese es el aspecto que se trata en dicho artículo.

    Pero sigue picándome la curiosidad por el motivo en que podría relacionarse el “uso privado” (según la propia cita de la que hablamos) con la reproducción pública de material sujeto a copyright…

    Aunque (bostezo, bostezo…) vaya tema más aburrido, ¿no? Total, la gente va a hacer lo que le venga en gana mientras sea lo más cómodo y barato.

  22. Luther Blisset

    ->trotz

    Bien, aceptemos que la has leído. En ese caso, te recomiendo que lo vuelvas a hacer, porque el único sentido que se le da al concepto “reproducción” es el que yo digo (y no es una interpretación, es una definición, y de hecho es la única válida a efectos de dicha ley; es decir, cuando se trata de la LPI, es el único significado posible, aunque en otros contextos se le pueda dar un uso diferente), no es algo sobre lo que se pueda opinar. Las definiciones no son una cuestión de opinión, son simplemente lo que significa una determinada palabra.

    En cuanto al significado de privado, es irrelevante (sin embargo, hay sentencias que lo definen, si te interesa el tema puedes recurrir a nuestro amigo Google). Me explico:

    “Reproducción pública” es un concepto que no existe, quizá te refieras a comunicación pública, en cuyo caso no me queda otra que recordarte cual es el significado de “reproducción” (que cada vez está más claro que no acabas de entenderlo). Si estoy en lo cierto y te refieres al concepto de comunicación pública, la ley lo define claramente, y las descargas mediante P2P no son comunicación pública (no se cumple la restricción de “tener acceso a la obra sin previa distribución de ejemplares” a cada receptor). Tampoco lo son las descargas directas, pero sí lo podría ser el streaming.

    Por otra parte, quizá te refieras al concepto de “puesta a disposición”, en cuyo caso podríamos discutir largo y tendido sobre si las descargas (tanto directas como mediante P2P) lo son o no lo son, aunque por supuesto yo soy de la opinión de que no lo son porque no se cumple la restricción de que “cualquier persona pueda acceder a ellas desde el lugar y en el momento que elija” (por lo menos, no se cumple en el caso de las redes P2P).

    Así pues, la copia privada lo es siempre que no se incurra en comunicación pública ni puesta a disposición, ni haya uso colectivo (que en el caso de las redes P2P es inexistente al utilizar cada usuario su propia copia de la obra) y/o lucrativo (que obviamente es también inexistente en las redes P2P, ya que según el Tribunal Supremo, debe interpretarse como ánimo de lucro comercial, no como la obtención de cualquier ventaja).

    Como ves, los límites de la copia privada están definidos, con independencia de la interpretación que se haga del significado de la palabra “privado”. Asunto muy distinto es que la reforma de la LPI tuviera como objetivo invalidar las descargas como copia privada, pero creo que resulta obvio que, si era ese su objetivo, no se ha logrado.

  23. Muy bien por tu esfuerzo en dejar claro un punto de vista que (en mi opinión) tiene como único punto débil el no tener en cuenta el “animus iurandi” ya que sospecho que los legisladores estaban pensando más en otorgar a quien ha adquirido un CD el derecho de hacerse unas copias para uso personal que en permitir la descarga libre, gratuita y universal de contenidos sujetos a derechos de autor. Si no, ¿a qué viene tanta campaña publicitaria parte de los mismos que votaron la LPI de la que estamos hablando?

    Si uno se pone en plan PERRY MASON seguro que puede sacársele mucha punta al lápiz. Yo estoy (en serio) a favor de la despenalización de la descarga de contenidos y que les den por culo a los creativos: que se busquen otro curro si quieren vivir, yo ya lo he hecho después de ver como año tras año disminuían mis ingresos y los de mis clientes.

    Pero en mi opinión la solución al problema pasa por admitir que es imposible ponerle “puertas al campo” antes que por intentar justificar la moralidad de las descargas con argumentos libertarios o la ilegalidad de las mismas dándole vueltas al “agujero legal” de la copia privada, algo incompatible con el lloriqueo “anti-canon”. Canon que, para que no se me malinterprete, encuentro injusto para los meros usuarios de soportes informáticos… aunque no mucho más de lo injustas que creo que son las descargas para todos aquellos que han invertido su tiempo, su educación y su dinero en el negocio de la música.

    Hala, a descargar todos cuanto fichero se nos ponga a tiro… yo ya lo hago. Las leyes, para ser efectivas, deben tener un cierto apoyo por parte de la sociedad y, en estos momentos, las leyes que defienden la propiedad intelectual NO lo tienen. Posiblemente porque la inmensa mayoría NO crea, sino que consume y en una democracia debe hacerse lo que la mayoría quiere, ¿no? 😉

  24. Errata, quería decir —>

    intentar justificar la moralidad de las descargas con argumentos libertarios o la LEGALIDAD de las mismas dándole vueltas al “agujero legal” de la copia privada

  25. Luther Blisset

    Si ese fuera el “animus iurandi” (que sí he tenido en cuenta, ¿o acaso no has leído el último párrafo de mi mensaje?), estimado (¿o estimada?) trotz, ¿no sería más sencillo suprimir el artículo referente a la copia privada y ampliar el referente a la copia de seguridad, actualmente aplicable únicamente al software, para que cubriera también las copias de música, películas y libros? Claro que ello habría supuesto la eliminación de la compensación por copia privada, algo que los que se benefician de dicho canon no quieren.
    Lo que me lleva a mi explicación del porqué de las campañas publicitarias (y me sorprende que no te hayas dado cuenta de cual es ese porqué): el interés. Los políticos responsables de dichas campañas tienen en los beneficiarios de estas un importante aliado (¿quién participa en las campañas políticas del partido en el Gobierno?), así que se establece entre ambos grupos una suerte de simbiosis… Se desparasitan mutuamente. Los unos legislan en favor de los otros, y los otros apoyan políticamente a los unos, y en medio de todo ello hay un buen montón de pasta que sabe Dios como y entre quien se reparte. Por tanto, se opta por las campañas que mencionas, a fin de intentar (y digo intentar porque obviamente fracasan) la opinión de que las descargas son ilegales mientras se sigue cobrando el canon a mansalva, situación sin duda extremadamente conveniente para los que se benefician del canon.

    En cuanto a lo demás, y aunque percibo que podríamos llegar a entendernos, a juzgar por parte de lo que has escrito en tu penúltimo mensaje, también veo claramente que te equivocas en mucho de lo que dices (por lo falaz de lo que supongo que considerarías “tus argumentos”), pero no es mi intención predicar en el desierto y menos ante alguien que hace de la hipocresía su bandera. Por tanto, obviaré el resto de tu comentario, pues a nada bueno llevaría hacer lo contrario.

  26. I want to believe…

    Ciao

  27. Luther Blisset

    I want to break free,
    I want to break free,
    I want to break free from your lies,
    you’re so self satisfied, I don’t need you,
    I want to break free.
    God knows, God knows I want to break free.

    Porque a este juego yo también sé jugar, trotz. Y si tú, ante la falta de argumentos, te haces el gracioso citando el poster de Mulder, yo cito a Freddy y no precisamente por falta de argumentos.

    Y por cierto, el hecho de que no hayas contestado a mi pregunta no hace más que confirmar lo que ya sospechaba. Keep on trollin’, trotz… Digo, rollin’, perdón. No sé en que estaría pensando. 😉

  28. Cuando ya has empezado a insultar he puesto el modo desconexión… sólo sigo viniendo para ver hasta donde degenera esto….

    Lo de “I want to believe” viene por algo, ya me dirás si lo pillas…

    Ni tengo falta de argumentos (pero veo que te sobra habilidad dialéctica para contrarrestarlos) ni creo que esta discusión vaya a servir ni para que yo te convenza ni para que tu me convenzas a mi. Te hago un resumen de mi punto de vista, por si se te había olvidado. A diferencia de ti, yo no creo que podamos llegar a entendernos… te falta un mínimo de empatía hacia la posición de los creadores y confundes ambivalencia con hipocresía (lo último es un insulto, lo primero no).

    1. Las leyes que protegen la propiedad intelectual siguen existiendo y están en vigor.
    2. Dichas leyes otorgan al autor el derecho de decidir quién y cómo hace copias de su trabajo y el concepto de copia privada surgió para resarcir a los autores de las copias que podía hacer alguien que había adquirido un soporte físico. Aplicar dicho concepto a las copias p2p es injusto para los autores, puesto que les priva de una fuente de ingresos. Y no hablo de autores multimillonarios, hablo sencillamente de la gente que, por amor a la música, ha decidido vivir de la misma.
    3. Las leyes vigentes que deberían proteger la propiedad intelectual no reflejan la realidad de hoy en día. Ni el famoso canon sirve para lo que tendría que servir ni las leyes aseguran que los autores (o al menos el 95% de ellos) puedan impedir ver circular el fruto de su trabajo impunemente o ser compensados por ello.

    He trabajado durante años en el negocio de la música y prácticamente todos los que conozco coinciden en que la disminución de ingresos ha sido alarmante. Los estudios de grabación están cerrando o reconvirtiéndose al sector audiovisual, los artistas buscan desvergonzadamente la subvención pública y los músicos tienen que resignarse a tener su profesión como un “curro de noche” o simplemente un hobby. La realidad ha cambiado y es mejor aceptarlo. Lo que hace falta son unos políticos que tengan la valentía de reflejar en el BOE lo que todo el mundo piensa y hace y abolir explícitamente los derechos de los autores respecto a la distribución de su trabajo en las redes p2p, articulando algún tipo de compensación que no tenga nada que ver con un canon sobre el uso de soportes informáticos y mucho menos gestionado por una entidad opaca (incluso para sus socios) como es la SGAE. Por ese motivo yo ya he optado por realizar mis descargas y, aunque superficialmente no lo parezca, creo que dicha decisión es absolutamente coherente. Preferiría volver a la situación de los años 80 en donde cualquiera podía hacer buenos negocios en el mundo de la música (de ahí vino el boom de los sellos independientes) pero esos tiempos no volverán y cuanto antes lo admitamos todos (legisladores, autores y consumidores) mejor nos irá.

    Lo que nos diferencia es que tú crees que la ley está hecha para permitir las descargas p2p y yo en cambio creo que su calculada ambigüedad es una jugada política para escurrir el bulto y pasar la pelota a los jueces, que suficientemente liados andan ya como para ponerse a perseguir actividades que socialmente no son consideradas como infracciones.

    Te cedo el honor de la última palabra.

  29. Luther Blisset

    Vaya, ante la falta de argumentos ya empezamos con las acusaciones falsas. ¿Cuando y donde dices que te he insultado? Ah, cuando te he llamado hipócrita… Pero es que eso en tu caso no es un insulto, es una verdad empíricamente contrastable. Me explico:

    Hipócrita es el que actua con hipocresía, e hipocresía es el fingimiento de cualidades o sentimientos contrarios a los que verdaderamente se tienen o experimentan. Y creo que es obvio que es un adjetivo adecuado para quien hace algo que considera incorrecto o injusto, como tú.
    Ambivalencia es otra cosa (concretamente, la condición de aquello que se presta a dos interpretaciones opuestas, o un estado de ánimo en el que se experimentan emociones opuestas) y no es aplicable a quien realiza una acción que considera incorrecta o injusta. No confundas ambas cosas, y menos si vas a acusar de confundirlas a terceras personas que sí conocen el significado de ambas palabras y las diferencias entre ellas.

    En cuanto a mi falta de empatía, teniendo en cuenta que no he opinado sobre lo justo o injusto que es para los creadores todo esto, si no únicamente sobre los aspectos legales, no sé de donde lo sacas. Y menos teniendo en cuenta que no me conoces. ¿Realmente crees que un creador y amigo y familiar de creadores puede tener falta de empatía hacia estos?

    Respecto a los puntos que enumeras:

    1.- Cierto.

    2.- Falso. Dichas leyes otorgan a los autores el derecho de decidir quién y cómo hace copias de su trabajo, estableciendo ciertas excepciones como la copia privada, que surgió para articular el derecho de acceso a la cultura que nos otorga la Constitución y no tiene nada que ver con resarcir a nadie por la realización de copia alguna (para eso ya está el canon). Aplicar dicho concepto a las copias p2p no es injusto para los autores, puesto que no les priva de una fuente de ingresos. ¿O es que realmente crees que una descarga es igual a un disco no vendido? ¿Y una copia obtenida de cualquier otra forma que no sea descargándola de Internet, también es igual a una venta menos? ¿Qué es para ti la copia privada? ¿De verdad que no conoces a nadie que con lo que se ahorra en comprar discos vaya a conciertos, que es de donde realmente sacan dinero los músicos, especialmente esos que no son multimillonarios y que por amor a la música han decidido vivir de ella?

    3.- Bullshit. Aunque en algo te doy la razón, las leyes de propiedad intelectual no reflejan la realidad de hoy en día, porque pretenden criminalizar y perseguir un acto no nocivo que está normalizado en la sociedad. Jurídicamente, eso tiene un nombre: “norma perversa”, un concepto utilizado para referirse a toda norma cuya aplicación efectiva es poco menos que imposible.
    Por cierto, y sólo por curiosidad, ¿para qúe debería servir el canon, según tú?

    En cuanto a la disminución de ingresos, deberías comprobar tus fuentes, porque quien diga que en el sector cultural ha habido una disminución de ingresos, no sabe de lo que habla. ¿Has visto los informes de las entidades de gestión de derechos de autor y del Ministerio sobre los resultados económicos del sector? Si los hubieras leído, como yo he hecho, sabrías que hay un AUMENTO de ingresos, no una disminución. Simplemente, los ingresos han dejado de proceder mayoritariamente de la venta de creaciones en soporte físico, pasando a proceder mayoritariamente de otras fuentes, como las actuaciones en directo, los pagos por diversos usos de las obras (publicidad, comunicación pública, etc), el canon, y otros.

    Aquí ignoraré unas cuantas frases, en parte por estar parcialmente de acuerdo con lo que en ellas expones, en parte por considerar el resto una chorrada, y paso a tratar tu último párrafo:

    Lo que nos diferencia es que tú no te has parado a leer lo que he escrito, o no dirías que lo que nos diferencia es que tú crees “creo que su calculada ambigüedad es una jugada política para escurrir el bulto y pasar la pelota a los jueces”, porque precisamente eso es lo que yo creo (¿has leído mi explicación sobre las campañas del Ministerio?). Además, ello no es incompatible con creer que la ley permite las descargas, cosa que creo y que es muy distinta a creer que la ley “está hecha para permitir las descargas” (que es algo que no creo, porque es incompatible con creer que la ley es “calculadamente ambigua”).

    En cuanto al honor de la última palabra, no puedo aceptarlo. Espero y deseo que me respondas, porque aunque se te vea el plumero, de vez en cuando te sacas de la manga algún argumento mínimamente válido e interesante. Francamente, te estás comportando como si quisieras huir del debate, y eres libre de huir si quieres, pero considero mucho más constructivo no hacerlo.

  30. Lo que hay que exigir es la publicacion de la lista de afiliados a estas sociedades. En esto el legislador parece que no tenga nada de interes. ¿Sera que se deben favores?. Por cierto, si he dicho afiliados, es por no llamar artista a cualquier cosa con patas y no ofender a los autenticos artistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *