No me odies, que soy de tu país

Compártelo si te gusta:

Desde que navego por Internet, me he venido dando cuenta de que entre los países hay un odio tremendo.

Nunca lo entenderé. ¿Cómo se puede odiar a alguien que es igual que tú sólo porque es de otro sitio? Veo en Youtube a la gente discutir e insultarse por defender que su doblaje es el mejor. Me parece inaudito que se insulte a un español por el mero hecho de que no estés acostumbrado a nuestro acento. De igual modo, no entiendo cómo se puede descalificar a un Mexicano sólo porque su acento es ligeramente diferente.

Vemos a estadounidenses insultando, pegando y acusando a musulmanes por el hecho de ser de esa cultura.

Vemos a países enteros en guerras por el dinero. Y lo más triste no es el dinero, sino que mueren antes de que la contienda pueda acabar, con lo que sus intentos de vivir mejor han sido infructuosos y lo que han conseguido es dejar a la gente peor que estaban, con una miserable vida, rodeado de bombas, destrucción y muerte. Y luego, ¿qué? Luego nada, porque ellos morirán igual que murieron sus padres, en la más absoluta miseria. Y así años y años. Y se ven entre ellos y se matan, se insultan, se pegan… Y mueren niños, ancianos y mujeres; mueren por su país, sin saber siquiera cuál es, a quién pertenece o por qué odian al otro.

Vemos a países latinos insultarse. Españoles, argentinos, mexicanos, cubanos y un largo etcétera de países que se insultan en Internet, en televisión o en cualquier medio sólo por el hecho de una línea imaginaria que se dibujan en los mapas. Si tú estás de este lado de la línea, eres amigo, si no, eres enemigo.

Y aún así, aunque vivamos en el mismo país, seguimos insultándonos entre nosotros. Mirad las diferentes comunidades autónomas. Hay gente que le tiene odio a los catalanes sólo porque tienen un idioma al que intentan defender. Hay otros que odian a los vascos por unos imbéciles que no hacen más que poner bombas para conseguir algo que probablemente no vayan a llegar a conseguir nunca.

Hay gente que odia a los andaluces por su forma de hablar o por el mito de que somos los que menos trabajamos.

Pero las comunidades autónomas no se quedan atrás. Dentros de ellas también hay peleas, entre provincias. Incluso entre ciudades o barrios dentro del mismo pueblo.

Somos una panda de hijos de puta que no merecemos vivir aquí. Bien lo decían en Matrix, el ser humano es el cáncer de este planeta. Y tenían razón. Deberíamos estar muertos o vivir en Mercurio o Venus, pegaditos al sol. O en Júpiter, con una velocidad de escape que nos impidiera salir de allí, para matarnos entre nosotros en un planeta sin mucho que destruír.

Este planeta no se merece a unos seres que se creen inteligentes. Este planeta no se merece a unos seres que se matan entre ellos por diversión.

No nos merecemos vivir, deberíamos estar todos muertos, desde el pobre más pobre hasta el rico más rico; desde el negro más negro al blanco más blanco pasando por el chino, japonés, musulmán o hindú. No nos merecemos vivir en este estupendo planeta que será el único en sabe dios cuántos años-luz a la redonda.

Este planeta le pertenece a los animales que viven en él, a las plantas, árboles y vegetación que vive en él. Este planeta pertenece a los que viven en armonía sin destruírse.

No, no nos merecemos vivir. Nos insultamos entre nosotros, nos matamos entre nosotros, nos odiamos entre nosotros. Vivimos en un diminuto planeta y nos odiamos entre nosotros.

Ni lo entiendo, ni creo que lo llegue a entender.

¿Preguntáis que si tengo esperanzas en el ser humano? No, os lo aseguro, ninguna esperanza. Nos autodestruiremos antes de que lleguemos al nivel de evolución suficiente como para darnos cuenta de lo que hemos hecho.

Una pena, pero es lo que nos merecemos.

Si pretendes odiarme por algo, piénsatelo, somos del mismo planeta.

Compártelo si te gusta:
Enviar a Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *