Andalucía, a la cabeza en el montaje de centrales termosolares

Compártelo si te gusta:

Acabo de ver algo que me ha llenado de alegría. No sólo porque soy andaluz, sino también porque se ve una luz al final del tunel.

El consejero de Innovación, Ciencia y Empresa, Francisco Vallejo, ha colocado la primera piedra de la planta termosolar Andasol-2, que promueven conjuntamente en las localidades granadinas de Aldeire y La Calahorra la empresa Cobra, filial de ACS, y la compañía alemana Solar Millennium, con una inversión de 260 millones de euros.
Se trata de la segunda de las tres fases de la mayor planta termosolar que se instala en Europa y la segunda en el mundo después de la Planta Nevada Solar One en Nevada (EEUU). La central Andasol-2 se levantará sobre un terreno de 195 hectáreas, en el que se instalarán 624 colectores que ocuparán 510.120 metros cuadrados. El proyecto completo, las Plantas Andasol-1, Andasol-2 y Andasol-3, con las mismas características de producción de 50 MW cada una (150 MW en total), serán capaces de suministrar electricidad a 45.000 hogares y evitar la emisión a la atmósfera de 150.000 toneladas de dióxido de Carbono al año.

La planta se une a Andasol-1, situada justo al lado, y cuyas obras marchan según lo establecido teniendo previsto entrar en funcionamiento a finales de julio de 2008. Andasol-2, que previsiblemente estará finalizada para finales de 2008, empleará a más de 350 personas, además, una vez en funcionamiento, la operación y mantenimiento de la planta creará otros 35 puestos de trabajo fijos para personal cualificado, entre profesionales de mantenimiento, operadores y técnicos de centrales térmicas, que deberán unirse a los 40 previstos para Andasol-1.

Francisco Vallejo ha afirmado durante su visita que “gracias a proyectos como éste Andalucía consolida su liderazgo en Europa en la puesta en marcha de las primeras plantas termosolares” y ha destacado que Andalucía cuenta con una experiencia investigadora de gran prestigio en este campo. “Prueba de ello es que la tecnología que se va a emplear en esta planta ha sido desarrollada de forma pionera en Europa en la Plataforma Solar de Almería junto con el CIEMAT y la Agencia Alemana del Espacio (DLR)”, especificó.

De este modo, los primeros megavatios que se han generado en Europa a partir de esta tecnología se han gestado en Andalucía, en Sanlúcar la Mayor (11 megavatios en Solucar). Y a ellos se van a sumar los que producirán las plantas de Andasol, en el Marquesado granadino; o los de Guadiamar, en Sanlúcar la Mayor; Ibersol Almería o Soluz-Guzmán en el municipio cordobés de Palma del Río.

En los dos últimos años se ha producido un importante crecimiento ininterrumpido del tejido industrial andaluz en este sector y se está produciendo un desembarco constante en Andalucía de empresas ligadas al sector energético, no sólo para aprovechar el enorme potencial que tiene esta región, sino para instalar también centros productivos de primer nivel vertebrados en todo el territorio andaluz, este es el caso de Andasol, fruto de la colaboración de Andalucía y Alemania.

Este modelo energético impulsado por el Gobierno andaluz ha supuesto un impulso no sólo para las grandes empresas sino también para las pymes y micropymes. Se han incrementado las empresas instaladoras, pasando de 250 empresas en 2004 alcanzar las 600 en 2006, dando lugar a un sólido tejido industrial andaluz dedicado a la realización de infraestructuras y bienes de equipo asociados a la explotación de energías renovables.

Tecnología de vanguardia

El proyecto Andasol-II utilizará colectores cilindro-parabólicos denominados ‘SKALET 150’ de Flagsol, una empresa del grupo Solar Millennium, cuyo primer prototipo, denominado ‘EuroTrough’ ha sido desarrollado en la Plataforma Solar de Almería junto con el CIEMAT y la Agencia Alemana del Espacio (DLR), con el fin de transferir la tecnología cilindro-parabólica a Europa y ponerse en la vanguardia tecnológica con el diseño europeo de un colector avanzado.

Los colectores cilindro-parabólicos consisten en un sistema de concentración de radiación solar dotado de un mecanismo de seguimiento del astro para que en todo momento la radiación solar directa incida sobre el tubo receptor.

Siguiendo el sol de este a oeste, los colectores reflejan y concentran la radiación solar directa unas ochenta veces sobre los tubos absorbentes situados en la línea focal de la superficie reflectante. Un tubo absorbente se compone de un tubo de acero inoxidable cubierto de una capa selectiva y de un tubo de cuarzo exterior para reducir las pérdidas térmicas. Por estos tubos circula un fluido de transferencia de calor, normalmente un aceite sintético, que se calienta por la radiación solar concentrada hasta una temperatura de 400ºC.

Fuente: Junta de Andalucía

Compártelo si te gusta:
Enviar a Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *