Monthly Archives: noviembre 2006

Bitangro “Especial Jalogüín”

Compártelo si te gusta:

No, no se trata de una historia de terror, aunque algunos pensamos que sí lo es. Se trata de un artículo al más estilo angro. Un artículo sobre unos borregos que van detrás de unos gallos.

Primero un poco de historia.

La tradición de Halloween se remonta a los celtas, y tiene una antigüedad de más de 2500 años. Por lo tanto, contrariamente a lo que se pueda pensar, no es una fiesta estadounidense. Irónicamente, empezó principalmente en Irlanda, Inglaterra y Francia.

Los celtas celebraban el fin de año el actual 31 de octubre, coincidiendo el 1 de noviembre con el nuevo año y con la festividad de Todos los Santos (que aún se conserva). En esa época se creía que el día de los santos, los muertos salían de los cementerios para apoderarse de los vivos y resucitar. Las gentes de los pueblos, para impedir esto, decoraban sus casas con motivos siniestros y terroríficos y así espantarlos.

En la actualidad, esa costumbre se ha extendido a EEUU, Canadá y algún que otro país, considerándose como fiestas autóctonas.

Anteayer encontré por la calle decenas de niños haciendo el imbécil con trajes negros y caretas, vestidos de Dios sabe qué (a mi entender, de mamarrachos) y me dieron ganas de vomitar… y pegarle un puñetazo al padre del niño.

Me parece que hemos perdido la personalidad los españoles. Aquí ya se hace lo que dicen los estadounidenses. ¿Papá Noel? Pues vale. ¿Halloween? Vale. ¿Anglicismos? Vale. ¿Cultura? Vale. ¿Restaurantes? Vale. ¿Tipo de comida? Vale. ¿Perdemos la dieta mediterránea? Vale.

Y como ese, un largo etcétera de cosas que los españoles hemos adaptado como parte de nuestra cultura. Aquí da igual que se creyera en los reyes magos y que el 31 de octubre sea un día más. Aquí da igual que expresiones como “fin de semana” se dejen de utilizar o que desván o entrepiso sea un loft. Da igual que un mesón, un bar o un restaurante deje de existir para construir un McDonald’s o un Burger King. Da igual que la ensalada o el pescado frito deje de existir para dar paso a las pizzas y las hamburguesas. Da igual todo. Somos los borregos de los estadounidenses. Vamos detrás comiéndonos la mierda que ellos sueltan y dejándonos mangonear por ellos. Somos los perritos falderos de unos gallos de pelea que no hacen más que matar, morir y delinquir. Somos los que vamos detrás lamiéndoles el culo a los que no dejan de ir a guerras, conspirar contra su propio país y donde una bandera tiene más importancia que una vida humana.

Pero sigamos así. Sigamos celebrando Halloween que no nos toca de nada. Sigamos vistiendo a los niños de gilipollas por una tradición que no tiene nada que ver con nuestro país. Sigamos haciendo que nuestros hijos queden en ridículo y adquieran una tradición basada en películas y series de televisión venidas del “país de las oportunidades”. Sigamos extendiendo la tradición. Sigamos haciéndole caso al país que se formó con las prostitutas y los ladrones que no querían en el Reino Unido. Sigamos haciéndoles caso a los que poblaron un territorio porque no los querían en ningún lado. Sigamos comiéndoles el culo a los que no tienen historia y cuyas únicas referencias antiguas son muchos asesinatos y muchas mentiras.

Sigamos así, que dentro de poco nos veremos con la mano en el pecho y llorándole a una bandera con barras y estrellas.

Qué pena.

Compártelo si te gusta: